viernes, 4 de abril de 2014

Cuevas y Museo de Zugarramurdi



“Sorginen Leizea”

constituye un impresionante complejo cárstico superficial situado a menos de medio kilómetro de distancia del casco urbano de Zugarramurdi en dirección oeste, en el antiguo camino Zugarramurdi-Sara, que lo atraviesa parcialmente.
La cavidad principal fue horadada por una corriente de agua, aún caudalosa en la actualidad, denominada la Regata del Infierno o "Infernuko Erreka" que la atraviesa conformándola como un amplio túnel cuyo eje se orienta de noeste a suroeste, alcanzando una longitud de 120 metros, y una amplitud de 22 a 26 metros en su extremo oriental y unos 12 metros en su salida o boca occidental, así como una altura media de 10 a 12 metros.
El conjunto se completa con dos galerías más altas, de orientación similar a la galería principal, que se abren a la misma.



El nombre de este conjunto cárstico hace mención a las celebraciones paganas que tenían lugar en algunas de sus salas en la antigüedad y que, en el Proceso Inquisitorial de 1609 a 1614, fueron presentadas como prueba evidente de que en Zugarramurdi se desarrollaban actos donde se ejercía la brujería.













Gran parte de los visitantes llegan a Zugarramurdi atraídos por las historias y leyendas que fueron surgiendo en torno al proceso inquisitorial de 1610.
El origen de este dantesco episodio de la historia de Zugarramurdi hay que situarlo en el relato de una joven de la localidad acerca de sus sueños, en los que aseguraba haber volado y haber visto a varias personas del pueblo participando en Akelarres.
Inicialmente el episodio se habría resuelto con la intervención del párroco, quien habría requerido a los culpables que descargasen sus conciencias, pero posteriormente intervino la Santa Inquisición, seguramente avisada por el abad del Monasterio de Urdax.
Como resultado de la intervención de los inquisidores fueron encausadas 53 personas de la comarca, que fueron llevadas a Logroño.
La mayoría de ellas murieron en las cárceles o en el camino.
El 7 de noviembre de 1610 se celebró el Auto de fe y, como resultado del mismo, 21 arrestados fueron acusados de delitos menores, 21 fueron perdonados y 11 condenados a la hoguera (6 en persona y 5 en efigie, junto con sus restos mortales), habiendo sido quemados el domingo 8 de noviembre de 1610.

Zugarramurdi no es el único pueblo de Navarra al que afectó esta fiebre brujeril.
Existen documentos que prueban las vivencias de episodios similares en al menos 64 localidades más.
Pero Zugarramurdi, por la dimensión social que tuvo a nivel Europeo aquel Auto de Fe de 1610, se ha ganado el popular sobrenombre de "Pueblo de las Brujas".
Con la intención de dar a conocer lo que sucedió en Zugarramurdi y su entorno a principios del XVII, esta localidad navarra ha rehabilitado su viejo hospital, situado en el mismo pueblo en la salida hacia las cuevas, para instalar en él el Museo de las Brujas de Zugarramurdi.

Este espacio museístico inaugurado en julio 2007 quiere ser un lugar donde perpetuar la memoria histórica y mostrar al visitante cómo era la vida cotidiana de aquellas gentes.
Un homenaje a las personas, hombres y mujeres, que fueron víctimas de una situación social trasnochada, de una ola de pánico brujeril, y de una Inquisición que necesitaba imponer su autoridad.
Un espacio de duelo y recuerdo, un lugar donde contar interesantes historias, en su contexto, con sus matices de luz y oscurantismo, de forma rigurosa pero también amena y apasionante.
Rompiendo con la imagen folklórica de las brujas, se quiere dar paso a esa otra realidad de unas mujeres y unos hombres acusados de cosas inverosímiles, envueltos en relatos fantasiosos, y finalmente quemados en una hoguera.
Detrás de todo esto, existe también todo un mundo de leyenda y de mitología, con Mari y Aker como protagonistas; en un contexto de fiestas y de ritos paganos que nos hablan de una práctica arraigada en la medicina popular.













16 comentarios:

  1. Vaya pasada..me dio ganas de encender una bengala.....un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  2. Unas muy buenas fotos de un lugar de las peculiar, menuda historia nos cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Con la boca abierta me he quedado. Te has pasaoooooo en documentación y en documentación gráfica con estas fotonas.
    Si tremendas son las del interior de las cuevas, magnificas las del interior del museo.
    Feliz fin de semana y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  4. Me han gustado mucho Jesús, las fotos y la información que las acompaña.
    El museo me falto a mí de ver y ya veo que merece la pena.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El museo no lo conozco, una cosa nueva que ver en esa maravillosa zona plena de fantasia y mágia. Lastima que la intoleráncia hiciera la vida imposible a brujas o agotes durante muchos siglos..
    Las imágenes son sensacionales... tengo ganas de volver!!
    Un abrazo Jesus

    ResponderEliminar
  6. Gran trabajo fotografico, me da la sensacion de haber dado un largo paseo por esas cuevas magnificas, las has enseñado de manera magistral, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena toda la serie, un trabajo excelente, en la que destacaría por su calidad las del museo, me parecen fantásticas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Usted me alucina, me deja parado, me inquieta y me rompe los esquemas mentales. Usted es un artista como la copa de un pino. Vaya trabajito bien documentado y bien fotografiado.
    Un lugar que pone los pelos de punta solo de pensar en la brujería que debe andar por el ambiente ese.
    D. Jesús mi mas sincera enhorabuena.
    Y buen fin de semana y un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Buenísima la serie y la historia que rodea las imágenes que aportas, destacaría por que visualmente me ha llamado la atención y por el contraste de temperaturas la 2ª de toda la serie.
    Salutacions !!

    ResponderEliminar
  10. Un buen reportaje. Perecioso. No conozco la zona, y promete.
    Ahora me dejas con las ganas de visitar pueblo y museo, asi es que cuando quieras, puedes organizar un Aquelarre, y si te faltan brujas......................me llamas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  11. Hace unos años estuvimos veraneando en Ochagavía y pensamos en acercarnos a Zugarramurdi, pero nos pillaba bastante retirado, asi que lo dejamos para mejor ocasión, ocasión que aun no ha llegado. Yo creo que con tu pedazo reportaje ya no me hace falta ir, es impresionante lo que has preparado. Enhorabuena.
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
  12. Buena serie, pero ¿no pillaste ninguna bruja?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Estos lugares siempre son dignos de visitar...Aunque algunas veces te den un poquito de "yuyu".Las foots me encantan.Un abrazo

    ResponderEliminar